Importancia de conocer las diferentes bases de cotización mientras trabajas

Las bases de cotización son un concepto clave que se debe conocer para calcular cuánto se debe pagar a la Seguridad Social, tanto para empresarios como para trabajadores. El importe de las prestaciones que recibe el trabajador sea por pensión, incapacidad o desempleo, dependen de la base de cotización. Gracias a ella también se pueden calcular datos de interés que se deben considerar, aunque lo más importante es lo que vas a pagar para la seguridad social, siendo empleado, empresario o autónomo, al mismo tiempo que permite el cálculo de pensiones por incapacidad, desempleo o jubilación.

Existen varios grupos de cotización, y dependiendo en el que te encuentres de acuerdo a tu profesión y años de servicio, puedes pagar más o menos, pero de forma más técnica, significa el total de la nómina bruta incluyendo los pagos extra. Todos los años estas cuotas pueden tener cambios dependiendo del mínimo o máximo en las categorías a las que se aplica. Es importante para todas las personas en el campo laboral conocer de este tema, ya que así se puede saber que todo el trabajo se está haciendo bien, evitando problemas futuros y garantizando tu tranquilidad.

Cuando se reciben prestaciones de seguridad social, lo mejor es haber cotizado en un grupo alto, así tendrás más beneficios en cuanto a cuantías económicas. Dentro de estas cuantías económicas tenemos las bajas, lo que implica que el afectado cobrará lo que se vea afectado dependiendo de su base. Si estás desempleado, las prestaciones se calculan según los últimos 180 días que se han trabajado.

Al hablar de cotización, esta se calcula en base a los sueldos de los últimos años de actividad laboral. Saber a qué grupo de cotización de Seguridad Social perteneces ahora es más sencillo, ya que solo se debe observar el salario en la nómina, lo que permite un cálculo más sencillo de las bases de cotización.

Existen 11 grupos de cotización que son: jefe administrativo o de taller, ingenieros y licenciados o personal de alta dirección, ayudante no titulado, subalternos, ingenieros técnicos, ayudantes titulados y peritos, oficial administrativo, oficiales de primera y segunda, peones, oficiales de tercera y especialistas, y trabajadores menor de 18 años sin importar el ramo en el que se desempeñen. La mejor forma de saber en qué grupo se encuentra cada profesional es accediendo a la página web de seguridad social y conseguir los informes de las bases de cotización a seguridad social.

Si la base de cotización es relativamente baja, la secuela será el paro, la jubilación o la baja. Algunos de estos términos se aplican en los regímenes de quienes trabajan en el campo, el mar, empleados domésticos o autónomos. Se debe tener en cuenta que cualquier trabajador que reciba plus, estando fuera de la cotización, no será útil para recibir una mayor o menor remuneración de prestaciones en el futuro. Es un problema que se hace notable cuando los trabajadores cobran parte de su salario en mano, así como sucede con los autónomos, quienes escogen una cotización más baja de su categoría profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *